El sol como combustible para el desarrollo del sudeste de Asia

///El sol como combustible para el desarrollo del sudeste de Asia

El sudeste asiático es uno de los mercados más prometedores para el desarrollo solar. Hogar de docenas de economías emergentes con climas políticos favorables, el sudeste asiático se convertirá en la piedra angular de la revolución de la energía renovable.

De todos los países, India tiene la población más grande que no tiene acceso a la electricidad: 304 millones de personas. Mientras que el 94 por ciento de los indios que viven en áreas urbanas tienen electricidad, solo el 67 por ciento en las áreas rurales tienen electricidad. Corea del Norte, Birmania y Camboya lo tienen aún peor. Alrededor del 70 por ciento de su población total no tiene electricidad.

La mayoría de los hogares en estas áreas dependen de la quema de combustible convencional que es contaminante y perjudicial, tanto para el medio ambiente como para su salud, lo que significa que hay una gran necesidad de productos limpios, sostenibles y asequibles para iluminar estos hogares.

Los sistemas de energía distribuida fuera de la red que utilizan energía renovable podrían ser una solución a este problema, gracias a la creciente disponibilidad de pequeñas tecnologías de generación de energía y energía renovable.

Los países del sur de Asia, especialmente India y Bangladesh, han logrado avances notables en la expansión del acceso a la red en los últimos años. El sur de Asia ha visto un aumento de 11 puntos porcentuales en la cobertura de la red desde 2010, alcanzando hoy más del 80% de cobertura. En India, según la IEA, la tasa de electrificación de los hogares creció del 43% en 2000 al 82% en 2016; esto representa una ganancia de 500 millones de personas. Más del 99% de las personas que obtuvieron acceso a la electricidad en la India desde 2000 lo han hecho debido a la extensión de la red.

Del mismo modo, en Bangladesh, el acceso a la red aumentó del 32% en 2000 al 62% en 2014, y las empresas de servicios públicos conectaron aproximadamente 300,000 nuevos clientes por mes a finales de 2017. En el futuro, se espera el acceso universal en la mayoría de los países asiáticos para 2030. Las únicas excepciones son se espera que sea la República Democrática Popular Lao, Camboya y Myanmar.

Los países más activos en el sudeste asiático son:

Filipinas: Filipinas es una nación insular, compuesta por más de 7,000 islas aisladas y un acceso a la electricidad de solo 89.1%, que hace que el desarrollo de energía solar fuera de la red sea muy lucrativo. Se ha hecho hincapié en la reducción de la dependencia del carbón y el petróleo, que son las principales fuentes de energía y la promoción de fuentes de energía no convencionales como los desechos y los biocombustibles. Se han realizado muchos programas para impulsar la electrificación rural.

Indonesia: Indonesia está compuesta por más de 17,000 islas. El 40 por ciento de las áreas sin conexión a la red se encuentran en gran parte fuera de la isla de Java y es poco probable que la red nacional de electrificación las alcance. Esto refuerza el argumento a favor del uso a gran escala de soluciones de iluminación sin conexión a la red, como linternas y sistemas solares para el hogar. El gobierno de Indonesia está impulsando planes para electrificar áreas rurales del país utilizando energía nueva y renovable.

Malasia: Tras haber sobrevivido y recuperado de dos grandes recesiones, la economía de Malasia se encuentra entre las de crecimiento más rápido en el sudeste asiático y se espera que crezca un 4,5% en el transcurso de 2017. El sector energético de Malasia es autosuficiente, en gran parte gracias a sus abundantes reservas de carbón y gas natural, pero la Malasia borneana tiene una red mucho menos desarrollada, lo que hace que la energía solar fuera de red sea más viable.

Camboya: Camboya ha mostrado un rápido desarrollo económico en los últimos años, pero las malas condiciones de su infraestructura energética provocan frecuentes cortes de energía y la alta dependencia de la electricidad importada hace que los precios de la energía sean muy altos. Esto es un obstáculo para los negocios locales y reduce la calidad de vida en la región. Para hacer frente a estos problemas, la política energética del país se concentra en la expansión de la infraestructura energética (aumento de la producción de electricidad y los niveles de transmisión, electrificación de todas las aldeas), principalmente a través de las energías renovables. Para lograr este objetivo, el gobierno tiene la intención de aplicar una política de asignación de fondos para facilitar la inversión privada.

Myanmar: Myanmar, también conocido como Birmania, es uno de los países con las peores condiciones en la región (bajo PIB y consumo per cápita). Su población está dispersa y muchos hogares no tienen acceso a la electricidad proporcionada por la red. Con el fin de proporcionar algo de electricidad, a estos hogares el gobierno está implementando varias aplicaciones pequeñas de red y mini red para ayudar a las comunidades rurales. Las inversiones en el sector energético se rigen por la Ley de electricidad y algunas regulaciones detalladas, que incluyen aranceles, términos legales y aspectos ambientales, pero la mayoría de las condiciones específicas para un proyecto se negocian en virtud del acuerdo de PPA con el gobierno.

2018-07-04T14:14:06+00:00 julio 4th, 2018|Blog|